Las mujeres de la respuesta al VIH también acatamos el PARO este 8 de marzo

(ENGLISH BELOW)

Marzo 2017

La participación y liderazgo de las mujeres han sido significativos para avanzar en la prevención, tratamiento, cuidados y mitigación del impacto social de la epidemia de VIH en la región de América Latina y Caribe.

Descargar pdf

Este Día Internacional de la Mujer nos unimos a la lucha por visibilizar el trabajo de cuidado que hacemos las mujeres sin reconocimiento social ni económico, la brecha salarial que existe entre hombres y mujeres haciendo el mismo trabajo, la violencia y el acoso sexual que sufrimos cuando tenemos empleo y la discriminación de género que se suma a la de VIH en los espacios laborales.

Las mujeres que vivimos con VIH muchas veces nos quedamos a cargo de nuestras y nuestros hijos y de nuestras parejas masculinas que la mayoría de las veces, todavía, conocen su diagnóstico en estados avanzados del VIH. Asumimos las tareas de cuidado de la salud de nuestras familias y nos convertimos en promotoras de la salud comunitaria porque no queremos que más mujeres adquieran el virus.

Las mujeres a pesar de ser visibilizadas y tenidas en cuenta sólo para prevención de la transmisión vertical, hemos continuado liderando en la comunidad acciones para que se comprenda la prioridad que tenemos en tratar el VIH desde una perspectiva de género y derechos humanos. Esto resulta imprescindible en una región donde más de un tercio de las personas que viven con VIH son mujeres, muchas de ellas en situación de pobreza; una región que enfrenta grandes desafíos para garantizar sus derechos sexuales y reproductivos y que registra altos y preocupantes índices que se evidencian en los femicidios e impunidad que se conocen a diario. Es importante que los Estados de la región prioricen ambos problemas en la agenda de las políticas públicas.

En esta efeméride del “Día Internacional de la Mujer”, fecha propicia para continuar demandando la igualdad ante la ley y de oportunidades, para lograr un planeta 50-50 para el 2030, destacamos la urgente necesidad de visibilizar, reconocer e incrementar la participación de las mujeres en la respuesta al VIH, ya que somos ciudadanas y aliadas activas en los procesos de toma de decisión en el ámbito nacional y global. Somos agentes de cambio, y a la vez receptoras de mensajes y programas que deben ser acordes con nuestros derechos humanos.

Por ello adherimos el 8 de marzo al PARO de Mujeres

Como mujeres afectadas por múltiples formas de discriminación y exclusión, como mujeres que vivimos con VIH, cuidadoras, jóvenes, trabajadoras sexuales, indígenas, afrodescendientes, migrantes, excluidas por nuestra condición étnica, económica, social, orientación sexual e identidad de género,

Exigimos:

  • Que seamos reconocidas en nuestra diversidad y consideradas como población clave para la prevención, atención y cuidados, más allá de la prevención de la transmisión vertical del VIH y tomadas en consideración como sujetas de derechos en todos los ámbitos sociales, especialmente en la respuesta al VIH y en los espacios de participación relacionados a ella.
  • Que en las políticas públicas se reconozca y aborde el vínculo entre la violencia contra las mujeres y el VIH, como una determinante para la vulnerabilidad de las niñas, las jóvenes y mujeres adultas y adultas mayores a la infección por VIH, y que igualmente afecta su participación. Que se reconozca y aborde la violencia institucional y la violencia obstétrica que sucede en los servicios de salud hacia las mujeres que viven con VIH;
  • Que los planes y programas nacionales de sida sitúen en primer plano las necesidades y derechos de las mujeres en la respuesta al VIH, particularmente el derecho a una vida libre de violencia, los derechos sexuales y derechos reproductivos y la protección social, incorporando procesos transparentes de consulta y participación real de las mujeres en la definición de estos;
  • Que se nos respete y valore positivamente nuestra participación y liderazgo en los espacios de toma de decisión, tales como el Mecanismos de Coordinación de País del Fondo Mundial contra el Sida, TB y Malaria y los consejos nacionales de sida;
  • Que se aseguren procesos transparentes, democráticos y paritarios para elegir a las personas representantes de la sociedad civil y la comunidad en espacios relacionados con la respuesta al VIH, garantizando la participación de las mujeres y proporcionando apoyo para su fortalecimiento;
  • Que se fortalezcan las capacidades de las mujeres y de sus organizaciones para que participen en igualdad de condiciones en la respuesta al VIH, participación que debe darse de manera plena y significativa;
  • Que se asignen los recursos necesarios a las organizaciones de mujeres y sus redes, para que se facilite su preparación, capacitación y participación en igualdad de condiciones;
  • Que se reconozca y valore como trabajo el aporte que muchas mujeres con VIH realizan para avanzar en la respuesta al VIH, incluyendo el trabajo de cuidado, acompañamiento y formación de pares, y que se deje de asumir que es “natural” y legítimo que mujeres empobrecidas realicen este trabajo siempre de forma voluntaria y sin reconocimiento simbólico y material.
  • Que se fortalezca el enfoque de igualdad de en las políticas públicas, como principio fundamental para abordar la discriminación y violencia que aún vivimos, y que se incluya este principio enfoque en la definición del presupuesto nacional, de forma que se permita identificar los fondos asignados a políticas de igualdad entre hombres y mujeres.
  • Que cese la discriminación laboral que afecta a las mujeres, en especial las que viven con VIH que impide obtener un trabajo estable y remunerado, cumpliendo la Recomendación 200 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Finalmente, concluimos manifestando que NO ESPERAMOS, que nuestro compromiso se hace cada vez más firme para fortalecer el movimiento universal de mujeres, especialmente en el área de la salud y el VIH. Nuestras voces no callan y deben ser escuchadas, y que nuestras propuestas deben ponerse en marcha.

 

Organizaciones firmantes:

Fundación María Fortaleza – Colombia

Fundacion Llaves – Honduras

HIVOS

FEIM – Argentina

Balance – México

RedTraSex LAC (Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales LAC)

MUSAS – Venezuela

GESTOS – Brasil

MYSU – Uruguay

Flora Tristan – Perú

Red Peruana de Mujeres Positivas

ICW Latina – Regional

Aliadas en Cadena – Venezuela

Red Bonaerense de Personas con VIH – Argentina

MLCM+ Movimiento Latinoamericano y Caribe de Mujeres +

Mujeres Indígenas de Paraguay – MIPY

ICASO International Council of AIDS Service Organizations

 


 

PARTICIPATION OF WOMEN LIVING WITH HIV on the General STRIKE of Women. March 8th, 2017


Participation and Leadership of women have been paramount for the progress of prevention, treatment, care and social impact mitigation of the HIV epidemic in the Latin American and Caribbean Region. 

Download pdf

Today, International Women’s Day, we join the women of all parts of the world to visualize our role as caregivers, without social and economic recognition; inequality of salaries compared to men in the same position; violence and sexual abuse at the work place; and gender and HIV related discrimination.

We, women who live with HIV, frequently take on the difficult task of care of our children and our male partners, with recent and late diagnose of their HIV status; and to avoid the widespread of the virus, we act as community health promoters

Though HIV positive women are generally only taken into consideration when it comes to vertical transmission, we continue our work as community leaders, to make people understand that HIV has to be seen from a gender and human rights perspective. This is imperative in a region where more than a third of people living with HIV are women; most of them living in poverty. We, therefore, claim that States include in their public policies agenda to find ways to guarantee sexual and reproductive rights; and to deal efficiently with the issue of femicide and impunity.

This International Women’s Day, we go on claiming equality of opportunities for women, to achieve the target of 50 – 50 by 2030. We also insist on the necessity to recognize and increase participation of women in the HIV response, as we are active allies in the decision making processes on national and global level. We are part of the response, but also recipients of messages and programs that respect our human rights.

We, therefore, women affected by several forms of discrimination and exclusion, living with HIV, caregivers, young women, sex workers, indigenous women, afro-descendants, migrants, excluded for our ethnical, economic, social, sexual orientation and gender identity, attend the call for a general STRIKE of Women on March 8th, 2017:

 

To be recognized in all our diversity and considered key population in the field of prevention, assistance and care, not only in the context of vertical transmission, but as individuals with rights in all social aspects, and specifically in the response to HIV and the platforms related to this response.

 

And claim:

  • That public policies recognize and attend the link between violence against women and HIV, as determent factor for the vulnerability of girls, adolescents and adult and elderly women to HIV infection, and active participation. Likewise, the recognition and attention to institutional violence and obstetric violence frequently taking place in health centers against women living with HIV.
  • That national AIDS plans and programs attend as priority the needs and rights of women in the response to HIV, particularly the right to a life free of violence, sexual and reproductive rights and social protection, transparency in the consulting processes and active participation of women.
  • We also claim respect and positive recognition of our participation and leadership in decision making bodies, as for instance the Country Coordination Mechanism of the Global Fund for AIDS, TB and Malaria; and national AIDS Councils.
  • We request transparent, democratic and joint processes in elections of civil society and communities representatives, and guarantee participation of women, including support for capacity building.
  • Strengthening skills of women, to enable them to participate in equal conditions and a meaningful and significant manner in the response to HIV.
  • We also claim assignment of the necessary financial resources for women’s organizations and networks, to undergo adequate capacity building processes for participation in equal conditions;
  • Contribution of women HIV+ to the HIV response, including care giving, coaching and peer education, should be recognized and appreciated, and not be considered “normal” and legitimate that women in poor economic situation realize this work voluntarily and without symbolic o material recognition.
  • Gender perspective has to be included in the national budget, with clear indication of funds assigned to equality of opportunities for men and women.
  • We demand to end discrimination at the work place which affects women, specifically those living with HIV, which is an obstacle for obtaining a stable and remunerated employment, according to Recommendation 200 of the International Labor Organization (ILO).

Finally, we state that we will not WAIT ANY LONGER, that our decision is to strengthen each day more the universal movement of women, specifically in the area of health and HIV. Our voices will not be silenced, they will be heard, and our proposals have to be initiated.

Signature and name of the participating organizations:

Fundación María Fortaleza –  Colombia

Fundacion Llaves – Honduras

HIVOS

FEIM – Argentina

Balance – México

RedTraSex LAC (Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales LAC)

MUSAS – Venezuela

GESTOS – Brasil

MYSU – Uruguay

Flora Tristan – Perú

Red Peruana de Mujeres Positivas

ICW Latina – Regional

Aliadas en Cadena – Venezuela

Red Bonaerense de Personas con VIH – Argentina

MLCM+Movimiento Latinoamericano y Caribe de Mujeres+

Mujeres Indígenas de Paraguay – MIPY

ICASO International Council of AIDS Service Organizations

 

 

Anuncios